• Pon las verdinas en remojo la noche de antes en abundante agua del tiempo.

  • En el momento de cocinarlas, pon una olla a presión con agua fría y echa las verdinas. El agua tiene que cubrirlas y alcanzar un centímetro por encima de ellas. Si tuviera que añadir agua en algún momento de la cocción, sería agua fría.

  • Agrega 4 dientes de ajo enteros y sin pelar, la cebolla pelada y picada en trocitos muy pequeños, la hoja de laurel, la pizca de pimentón, una pizca de sal y el chorrito de aceite de oliva virgen extra. Cierra la olla y ponla al fuego. Cuando la valvula que indica la presion este arriba, baja el fuego. Si tienes una placa de inducción, ponla al 3 y deja cocer durante 15 minutos.

  • Pasado este tiempo, abre la olla. Ten preparada una cazuela para que la interrupción de la cocción sea la mínima posible. Vuelca las verdinas en ella. También puedes seguir cociéndolas en la olla sin tapa.

  • Ponlas a fuego medio hasta que estén tiernas y el caldo haya reducido un poco. Prúebalas en este momento. Déjalas a fuego bajo. El tiempo de cocción en la cacerola después de haber estado 15 minutos en olla variará: puede ser, dependiendo de la legumbre desde 20 minutos hasta 30.

  • Casi a final de ese tiempo pon 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra en una sartén antiadherente. Dora un diente de ajo en ella y retíralo, es solamente para darle sabor. Echa las espinacas, deja 30 segundos que pierdan su volumen con una tapadera puesta y vuélcalas en la cazuela.

  • Pela los langostinos y quítales el intestino con ayuda de un palillo. Pon en una sartén unas gotas de aceite de oliva virgen extra y cuando esté caliente, pásalos por la sartén a fuego fuerte, simplemente para marcarlos. Retira del fuego y échalos a la cazuela.

  • Deja un par de minutos que se fundan sabores y ¡a disfrutarlas!

  • DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí