PUBLICIDAD

Patatas con costillas adobadas. Cuando me sale un platazo como estas Patatas con Costillas me emociono mientras escribo la receta.

Y es que estas Costillas Adobadas son cosa seria, un guiso tradicional con un sabor de los que quita el sentido y una presencia espectacular.

Dicho esto no haré más introducción a la receta y simplemente diré que tienes que hacer estas costillas en casa porque vas a triunfar garantizado.

Solo tienes que tener paciencia para darle a cada parte del guiso su tiempo, sin prisas, y ya verás que cosa más rica!!

¿Te animas a preparar este guiso de costillas con patatas? Pues ya sabes… a la cocina!!

INGREDIENTES para 4 personas:

  • 1 kilo de costillas de cerdo (ver nota)
  • 1 kilo de patatas
  • 1 cucharada pequeña de pimentón dulce (usé de La Vera)
  • 1/2 cucharada pequeña de pimentón picante (ver nota)
  • 1/2 cucharada pequeña de orégano
  • 1/2 cucharada pequeña de tomillo
  • 1/3 de una cuchara pequeña de comino molido
  • 1/2 vaso de vino blanco (unos 125 ml)
  • 1 pimiento verde grande (de los largos o italianos – unos 100 gramos)
  • 1 cebolla mediana (unos 250 gramos)
  • 2 dientes de ajo
  • 100 gramos de tomate triturado (o una cucharadita de tomate concentrado)
  • 1 hoja de laurel
  • aceite de oliva
  • sal
  • pimienta negra molido
  • agua

RECETA DE COSTILLAS CON PATATAS GUISADAS:

  1. Lo primero será adobar las costillas. Ponlas en un recipiente amplio y añade encima los pimentones, el orégano, el tomillo, el comino y el vino blanco. Remueve bien para que el adobo cubra todas las costillas. Tapa con papel film transparente y deja en la nevera un mínimo de 1 hora aunque está mejor si lo haces la noche antes y lo deja adobar toda la noche.
  2. Cuando las costillas están bien adobadas las sacamos de la nevera y picamos las verduras muy finamente (cebolla, pimiento y ajo).
  3. Saca las costillas del adobo (reserva el adobo que lo usaremos luego) y añádeles sal y pimienta negra molida.
  4. Pon una olla a fuego medio con un chorrito de aceite de oliva. Es muy importante no añadir demasiado aceite ya que las costillas de cerdo suelen tener bastante grasa y si nos pasan el guiso quedará graso. Cuando el aceite esté caliente ve dorando las costillas en varias tandas para evitar que se baje la temperatura del aceite y que las costillas empiecen a soltar agua y se cuezan en vez de dorarse. Cuando tengas una tanda bien dorada saca de la olla y reserva y repite hasta que estén todas las listas de costillas.
  5. En el mismo aceite donde hemos hecho las costillas vamos a rehogar las verduras que hemos picado. añada también una hoja de laurel y una pizca de sal (ablanda algo las verduras y se hacen más fácilmente). Si ves que hay muy poco aceite se puede añadir una pizca más y si ves que el fondo se pega un poco desglasa añadiendo una cucharada de agua y rascando el fondo con una cuchara de madera.
  6. Cuando las verduras estén bien tiernas y doradas es el momento de añadir el tomate. Si prefieres usar tomate concentrado échalo y remueve durante un minuto. Como tiene muy poca agua se seca inmediatamente y no necesita mucha cocción. Pero si usas el tomate triturado tendrás que freírlo bien por lo que te llevará unos 10 minutos hasta que espese y tome color y sabor.
  7. Cuando el tomate esté bien cocinado echa en la olla el adobo de las costillas que se reservaron. Remueve bien y deja que hierva un minuto.
  8. A continuación añade las costillas que hemos dorado y cubre con agua. Tapa y deja que se cocinen hasta que la carne de las costillas esté casi en su punto.
  9. Es el momento de añadir las patatas chascadas (cortadas con un giro de muñeca para que se rompan un poco). Si ves que no hay suficiente líquido para cocinar las patatas, puedes añadir un poco más de agua. add also media cucharada pequeña de sal.
  10. Tapa y cocina hasta que la patata esté tierna. Entonces destapa y deja que el caldo se reduzca y el guiso espese un poco.
  11. Cuando el caldo esté trabado a tu gusto el guiso estará hecho. En este punto la patata debería estar super tierna y la carne de las costillas se tiene que separar del hueso fácilmente. Solo te queda probar de sal y si hace falta añadir una poca más y eso es todo… fuera de la cocina ya comer!!

NOTAS:

  • Sobre el corte de las costillas lee al final de la receta para saber más.
  • El pimentón picante es muy poca cantidad y se nota poco pero si no te gusta nada el toque picante cambia el pimentón picante por dulce añadiendo en total 1,5 cucharadas pequeñas de pimentón dulce.

Habrás visto que en esta ocasión, al contrario de como hicimos el otro día para preparar el Goulash de Ternera Húngaro, no hemos usado caldo ya que con el adobo de las costillas se consigue muchísimo sabor y guisándolo todo con agua es más que suficiente para comerse unas costillas de lujo.

Si tu quieres añadir caldo puedes hacerlo sin problema, puedes usar caldo de pollo, carne o verduras, pero ojo, ten siempre presente que si el caldo lleva sal tienes que tener mucho cuidado para que no te quede el guiso salado.

Puedes usar unas costillas ya adobadas para preparar la receta pero en ese caso no sabría decirte si le faltará algo a tu guiso pues sin conocer el adobo es imposible saber qué sabor faltaría. Ten en cuenta por ejemplo que yo en el adobo pongo orégano, tomillo, pimentón, comino y vino blanco y si alguna de estas especias o hierbas no está presente se notará en el resultado final de la receta.

Mi consejo es que compres las costillas sin adobo y las adobes como te muestro en la receta. Ya verás que ricas.

Por cierto, sobre las costillas puedes usar las costillas de cerdo que prefieres aunque a mi no me gusta comprar las costillas entero y separarlo pues quedan demasiado largas.

Las puedes comprar ya cortadas o pedirle al carnicero que te las corte en trozos más cortos.

Otra cosa, mucho ojo con las Costillas Carnosas que venden en muchos sitios. Tienen mucha carne y unos huesos muy pequeños. Cuando la carne se pone super tierna, estos huesos pueden caer al guiso o alguien en casa puede comérselos camuflados entre la carne.

A mi me gusta usar una mezcla de las del hueso grande (y bien visible) con este tipo de costillas porque me sirve para añadir más carne al guiso. Pero lo que hago siempre es quitarle los huesos y echar la carne limpia y así me evito sustos 🙂

Por cierto, si no te gusta andar liado con huesos anímate a preparar nuestro Estofado de Ternera Tradicional y verás que delicia!!

estofado de ternera tradicional

Y de momento eso es todo. Un saludo cocina!!

Dale a Me Gusta en Facebook

Más recetas en: Recetas Caseras , Recetas de Carne
Ingredientes: Etiquetas: aceite de oliva, agua, ajo, cebolla, comino molido, costillas de cerdo, laurel, orégano, patatas, pimentón dulce, pimentón picante, pimienta negra molida, pimiento verde italiano, sal, tomate triturado, tomillo, vino blanco

¿TE HA GUSTADO? COMPÁRTELO!!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí